Preparación emocional para volver a clases

 


El regreso a clases suele es un evento rutinario en la vida estudiantil de cada niño y adolescente. De seguro que los padres proveemos de todos los materiales necesarios para que nuestros hijos inicien sin carencias cada año escolar. Nos involucramos tanto en la adquisición de materiales que perdemos de vista una cuestión determinante, a mi juicio, la más importante para el éxito deseado en el aprendizaje de  nuestros hijos.


Recordando que la escuela es un espacio para la socialización, maduración y otros procesos psicológicos más que un espacio para adquirir conocimientos. Es ahí donde precisamente cobran importancia las herramientas emocionales de cada individuo, a ellas me quiero referir en este inicio de año, que no es uno cualquiera. se trata del primer  año escolar presencial tras la cuarentena por COVID 19, el primero después de un año lectivo y medio en clases virtuales.

Pues bien, recordemos que el año pasado muchos desertaron, otros tantos tardaron en adaptarse y eso obstaculizó el aprovechamiento de las lecciones a través de dispositivos electrónicos.

Este año volvemos a  la clase presencial, sería de esperar que como se trata de la antigua normalidad los chicos se van a adaptar sin problemas al proceso, lamentablemente no tiene que ser así. 

Ya son numerosos los casos de trastornos de ansiedad que hemos visto en el consultorio por esta causa (ataques de pánico, insomnio, covidfobia, fobia social). A los fines de que evitemos estas situaciones en nuestros hijos recomiendo:  Empezar un proceso de visualización, previendo situaciones, compartiendo con nuestros hijos acerca del tema y sobre todo escuchando sus expectativas, dando respuesta en la medida de lo posible, siempre con honestidad.

No dudes en llevar a evaluar con un buen profesional de la salud mental en casos de que observes situaciones que no estén a tu alcance.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Cuidado con el Papiloma!

Mi hermana siempre ha tenido algo en mi contra...Para ella todo lo que hago es malo, ¿cómo debo tratarla?