Efectos de la violencia frente a los niños




 Después que un niño presencia un acto violento no vuelve a ser el mismo. 

 Los actos violentos presenciados por niños y adolescentes puede tener graves consecuencias.

 Cuando exponemos los niños a violencia domestica y /o comunitaria estamos irrumpiendo su paz interior, estamos sometiendo a un estrés que desborda los recursos que maneja el infante en tempranas etapas del desarrollo.

 Después que un niño presencia un acto violento empieza a presentar cambios en el patrón del sueño (insomnio, pesadillas), cambios en los hábitos alimenticios (anorexia), se siente ansioso, irrritable, baja su autoestima, se siente desvalido y desprotegido; prefiere estar solo, se aleja de su circulo de amigos, prefiere estar callado, pensativo, recuerda con frecuencia la escena del hecho y esto lo perturba.

 En un espacio de tiempo más prolongado se pueden presentar el llamado trastorno de estrés traumático, consumo de alcohol y drogas, comportamiento violento-agresivo, ausentismo escolar y otras manifestaciones. Siempre es bueno tener presente que en para evitar llegar a estas situaciones es necesario la intervención temprana de profesionales de la salud mental.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Cuidado con el Papiloma!

Mi hermana siempre ha tenido algo en mi contra...Para ella todo lo que hago es malo, ¿cómo debo tratarla?